La piel en la nieve

Este fin de semana un grupo de queridos amigos,  prepara un viaje a la nieve. Papás y niños llevan semanas preparando la excursión. En esta ocasión, yo no podré acompañarles, pero desde aquí, aporto mi granito de arena, para que su piel no se vea agredida por las condiciones que confluyen en una estación de esquí, con estos pequeños consejos

  • La nieve…Nosotros somos de zona costera, y sabemos que la arena de la playa refleja el sol, un 15%, y la espuma del mar, un 25%. Pero…¿y la nieve? refleja un 80% de la radiación de los rayos ultravioleta!!
  • La montaña…  cada 1.000 metros de altitud,  la radiación ultravioleta aumenta aproximadamente un 10 por ciento. En las horas del mediodía, el sol es más fuerte, y ello nos invita a tumbarnos en la nieve, sentarnos en las escaleras o la terraza del bar (no podemos negar que hay muchas personas que disfrutan más del bar que de esquiar). Protegeos, la piel puede quemarse, aunque no tengamos sensación fría.
  • La crema solar, con antelación…hay que aplicarla 15 minutos antes de exponerse al sol con el fin de que el producto pueda absorberse correctamente. ¡Y no olvides las gafas! No son necesarias gafas de esquiar, si no hay ventisca, pero sí unas de sol.
  • Crema hidratante… El frío y el viento resecan la piel. Los ojos, la nariz y los labios son zonas que se secan con facilidad. Para evitarlo, utilizad una crema hidratante, a ser posible con factor de protección.
  • Ojo con los días nublados… los efectos de la radiación se producen durante todo el año, no dejes de aplicarte filtro solar porque no veas el sol.
  • Y al final de la jornada, ‘after sun’: te permitirá restaurar el nivel hidrolipídico del cuerpo y evitar el envejecimiento prematuro, además de mantener tu bronceado.

Cómo veis, los cuidados de la piel en una montaña no difieren demasiado de los de la playa.

Llevad crema, gafas, ropa de abrigo…Las risas y la diversión, ya van siempre con vosotros.                       Disfrutad amigos!!!

Una respuesta a “La piel en la nieve”

Deja un comentario